Propuesta 1: Mecanismo de toma de decisiones ciudadana

Esto es una llamada a la inteligencia colectiva. Hoy más que nunca es posible que la ciudadanía participe activamente en la toma de decisiones.

Nos han hecho creer que es muy difícil pero realmente no tiene por qué serlo.

Las personas tenemos muchas ganas de participar y tomar más responsabilidad.

Recuperemos el verdadero sentido común, fruto del sentir común.

Ha llegado el momento de sentirnos orgullosos de nosotros mismos y nosotras mismas. Seamos un ejemplo mundial de lo que debe ser la gestión política.

Ser una sola voz, a pesar de ser miles, es posible. Está comprobado que, en pocos minutos, una noticia, ley o acción puede ser contrastada y valorada por millones de personas. Con un mecanismo similar se conseguiría una transparencia política muy superior y, al mismo tiempo, se reduciría la cantidad de políticos y sus sueldos exorbitantes.

Asimismo, las nuevas tecnologías también se encuentran en otros ámbitos. Por ejemplo, ya existen muchas herramientas para resolver conflictos de una manera mucho más pacífica, participativa y eficiente, así como cada vez más personas formadas en utilizarlas y apoyar a otras en su uso.

Como seres humanos, todas las personas compartimos unas necesidades universales: expresión y escucha, pertenencia, conexión, influencia sobre las decisiones que nos afectan y contribución al bienestar de otras personas, entre muchas otras.

Entre todas las personas que creemos en el diálogo, sabemos que es posible encontrar nuevas estrategias para satisfacer estas necesidades que tenemos en común. Sólo hace falta voluntad y enchufarnos a la inteligencia grupal.

Todos tenemos una oportunidad de superarnos y demostrar que lo podemos hacer mejor que nuestros dirigentes. Una oportunidad para construir una verdadera democracia que permita la participación activa de toda persona que esté interesada.

Invitamos a la inteligencia colectiva a hacer una reflexión sobre estos puntos.

No demos la espalda ni al pasado ni al futuro. Las nuevas tecnologías: al servicio de las personas y de la vida.